martes, 26 de febrero de 2013

MIS INFLUENCIAS / RAICES


CAPÍTULO PRIMERO

MIS INFLUENCIAS / RAICES



Desde niño he tenido un sentido especial de religiosidad y sentido de la existencia de algo más allá de lo material de este mundo. Siempre he vivido la Semana santa con especial emoción ya desde muy temprana edad, ya que era un momento en el que parecía que todo olía más a Dios y a cosas religiosas. En el colegio sacaba sobresaliente en religión católica. Recuerdo no molestarme al contrario que mis compañeros de clase, cuando tenía que hacer algún trabajo mandado por la profesora, una monja, de la que tengo recuerdo. El día de mi 1ª comunión sentía un gusanillo especial, y también recuerdo la emoción que me produjo la 1ª visita de Juan Pablo II a España en 1982 (11 años), aún sin comprender todo, pero aquel momento me pareció muy especial para España.
Yo no seguí asistiendo regularmente a la Iglesia después de la primera comunión, cosa bastante habitual en este tiempo. Desconozco el motivo. Tengo un recuerdo lejano de eso. Es como si al cumplir con la primera comunión ya no me sintiera obligado a continuar, o tal vez fuera influenciado por que en mi familia nunca existió la práctica de asistir a la Misa dominical. Recuerdo haber ido muchos domingos al campo y a la playa con la familia, pero no recuerdo haber asistido a la Iglesia con ellos nunca. No les reprocho, ya que considero que sólo Dios sabe porque esto pasó así. De cualquier forma, si recuerdo que cuando fui creciendo más, me gustaba ir de vez en cuando a la Iglesia sobre todo por oír palabras del evangelio, pero me sentía fuera de sitio cuando sólo veía a pocos allí y sobre todo personas muy mayores. Sentía a veces como frialdad. Todo hubiera sido diferente tal vez, si hubiera tenido personas en las que apoyarme, amigos o algún tipo de acogida por parte de alguien.
Si me preguntaran entonces a que iglesia pertenecía, yo diría: A la católica, ¿es que hay otra?

Google+ Followers

Google+ Badge

Sigue en tu e-mail